Nuevo paseo marítimo de Las Negras/ Nou passeig marítim de Las Negras

A veces es mejor dejar las cosas como están o lo que es lo mismo, sometimes es preferible no realizar proyecto alguno antes que realizar el mejor proyecto. Y ¿esto por qué?

Acabo de tener noticia (lo sé, un poco tarde) del precioso proyecto de Jesus Torres en el frente marítimo de Las Negras (Cabo de Gata, Almeria) y me siento desconcertada, abrumada por el peso de la actualidad que este proyecto imprime en el hasta hace poco, quasi virgen paisaje de esa maravillosa playa.


Enmarca las vistas, dirige los pasos….con materiales sencillos, sí, pero aún así, coloniza un espacio que a pesar de no ser perfecto, era soberbio. 

Y esa soberbia se perdió por el camino de la actualidad. 

Y lo que es peor (y aquí admito la culpa) podría haberlo hecho yo…

…a ver si me entienden, no planteo la posibilidad de haber hecho «ese» proyecto, pero si cualquier otro, que borrase de una tacada la magnífica y aparente inmovilidad de ese frente marítimo que, ajeno a las modas, se resistía a actualizarse haciéndonos sentir como en casa (en ese espacio doméstico en el que la mayor parte del tiempo lo podemos pasar pensando en cómo mejorarlo, pero en el que su mayor éxito reside  en su imperfección).

Un paisaje de tamaña belleza merecía mucha atención y humildad. Un buen proyecto, entiendo, no se hubiera notado. No hubiera impuesto una estética nueva donde ya existía una personalidad tan propia. Eso sí, no hubiera sido el mejor proyecto y no habría ganado ningún concurso…
Hace falta una arquitectura más democrática!

A voltes és millor deixar les coses com estan o el que és el mateix, sometimes és preferible no realitzar projecte algun abans que realitzar el millor projecte. I açò per què?

Acabe de tenir notícia (ho sé, una mica tard) del preciós projecte de Jesus Torres en el front marítim de les Negres (Cap de Gata, Almeria) i em sent desconcertada, aclaparada pel pes de l’actualitat que aquest projecte imprimeix en el fins fa poc, quasi verge paisatge d’eixa meravellosa platja.
Emmarca les vistes, dirigeix els passos….amb materials senzills, sí, però encara així, colonitza un espai que malgrat no ser perfecte, era superb. 

I eixa supèrbia es va perdre pel camí de l’actualitat. 

I el que és pitjor (i ací admet la culpa) podria haver-ho fet jo…

…a veure si m’entenen, no plantege la possibilitat d’haver fet «eixe» projecte, però si qualsevol altre, que esborrara d’una tacada la magnífica i aparent immobilitat d’eixe front marítim que, alié a les modes, es resistia a actualitzar-se fent-nos sentir com a casa (en eixe espai domèstic en el qual la major part del temps ho podem passar pensant en com millorar-ho, però en el qual el seu major èxit resideix en la seua imperfecció).

Un paisatge de tanta bellesa mereixia molta atenció i humilitat. 


Un bon projecte, entenc, no s’haguera notat. No haguera imposat una estètica nova on ja existia una personalitat tan pròpia. Aixó si, no haguera sigut el millor projecte i no haguera guanyat cap concurs…

Ens cal una arquitectura més democràtica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.