bancals de Benissa

Els he seguit la pista des de l’autobus d’Enatcar en els milers de viatges Altea-Valencia i València-Altea fets mentre estudiava. Desprès vinguè l’autonomia circulatòria i seguí vegent-los des de la comoditat del meu propi cotxe amb una cigarreta sempre fumejant i la música ben forta com en una road movie.

Ara ja no es pot fumar al meu cotxe: les meues filles no em deixarien ni jo m’ho perdonaria (encara que me’n recorde perfectament dels viatges de la meua infància amb el 127 i el meu pare al volant, finestretes baixades i l’oloreta de ducados en l’aire, i eixa finestreta triangular tan pràctica que hi havia aleshores). No obstant això, seguixc gaudint de la bellesa d’aquestos bancals i no puc evitar imatginar-los rodejats d’un claustre en plan hortus conclusus.

Haurien de donar-li un premi a la (o les) persones que cuiden eixos bancals, tan ben disposats i treballats, cadascun d’un color, d’una fruita, d’una textura.
http://g.co/maps/dqhes

Les he seguido la pista desde que empecé a estudiar en Valencia, en mis viajes Altea-Valencia hechos con el bus de Enatcar. Después vino la autonomía circulatoria y seguí viéndolos desde la comodidad de mi propio coche con un cigarrillo siempre humeando y la música bien fuerte como en una road movie.
Ahora ya no se puede fumar en mi coche: mis hijas no me lo perdonarían (aunque aun me acuerdo de los viajes de mi infancia con el Seat 127, mi padre al volante, ventanillas bajadas i el olor del Ducados en el aire..y esa ventanilla triangular  que tenían los coches entonces, tan práctica  cuando uno se mareaba). A pesar del tiempo, sigo disfrutando de la belleza de estas tierras trabajadas, de los bancales, y no puedo evitar imaginármelos rodeados de un claustro tipo hortus conclusus.
Habría que darle un premio a la (o las) personas que cuidan de estas tierras, tan bien dispuestas y trabajadas, cada una con un olor, una fruta, una textura.
http://g.co/maps/dqhes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.